viernes, 12 de mayo de 2017

Sopa asiática con albóndigas de pescado


Los días pasan sin darnos cuenta. Me encantaría tener mas tiempo para cocinar, fotografiar y publicar posts, pero me tengo que adaptar al resto de tareas. En casa cocinamos cada día, muchas veces cosas muy sencillas, y son los fines de semana cuando aprovecho para preparar cosas ricas e incluirlas en el blog. Pero llevo algunos fines de semana sin cocinar... Este último hemos estado en Múnich con los amigos. Y nos lo hemos pasado en grande. 

Múnich es una ciudad cuyo centro histórico es relativamente pequeño. Así que es ideal para visitar en un fin de semana. 
Han sido dos días muy intensos en los que hemos caminado mucho, hemos visto cosas muy bonitas, hemos reído hasta llorar, hemos comido muy bien y hemos bebido mucha cerveza!. Y he probado algún plato que quiero intentar hacer en casa... a ver si puedo publicarlo pronto. 
Las escapadas fuera de las vacaciones oficiales siempre van bien. Ayudan a romper con la rutina. Y aunque con los amigos coincidimos de vez en cuando, muchas veces no estamos todos. Así que aprovechamos estos dos días para ponernos al día y pasarlo genial!.

El tiempo esta "loco", o será que es primavera :-). Tan pronto hace calor como tenemos que poner la calefacción en casa porque hace frío. Tengo a mi hijo resfriado y yo estoy a punto de caer...
Así que un plato como el que os traigo hoy es ideal para este tiempo. Caliente sin serlo demasiado, nutritivo y muy, pero que muy rico! 

De sobras sabéis que soy amante de la gastronomía asiática. Y tenía ganas (muchas) de probar esta sopa. Riquísima. 




INGREDIENTES (para 4 personas)

Para las albóndigas de pescado:

500 g de pescado blanco (bacalao, merluza), sin espinas ni piel
50 ml de agua fría
2 cucharaditas de harina de maíz
½ cucharadita de sal
1 cucharadita de  pimienta blanca en polvo

Para la sopa:

1 ½ litros de agua hirviendo
200 gramos de fideos de arroz o soja
100g de setas shiitake 
2 cucharadas de salsa de soja ligera
1 cucharada de aceite de sésamo
2 cebolletas
1 chile tailandés rojo, sin semillas y en rodajas (opcional)
Un trocito de  jengibre
Dos cucharadas de aceite de oliva

ELABORACIÓN
Remojamos los fideos  durante 10 minutos en agua tibia, escurrimos, enjuagamos con agua fría, escurrimos y reservamos.

Colocamos los ingredientes para las albóndigas de pescado en un procesador de alimentos o en el vaso de la batidora. Mezclamos hasta formar una pasta suave. Disponemos la pasta sobre una superficie ligeramente enharinada con harina de maíz. Para que las albóndigas de pescado queden elásticas y ligeras de textura, ,debemos "golpear" la masa contra la superficie de trabajo, levantándola y dejándola caer.  Repetimos esto 30-40 veces. 
Ponemos la masa en la nevera durante 1 hora. Moldeamos entonces las albóndigas del tamaño de una pelota de golf (o  más pequeñas). Reservamos. 

Ponemos un poquito de aceite en una olla y salteamos ligeramente los shiitake troceados junto con el jengibre bien troceado. Vertemos entonces el agua hirviendo y agregamos salsa de soja el aceite de sésamo, y la mitad del chile y la cebolletas troceadas. Hervimos a fuego medio durante 2 minutos. Añadimos las albóndigas  de pescado y hervimos durante 5 minutos más. 
Agregamos los fideos y cocinamos a fuego lento durante 2 minutos.

Disponemos en los cuencos y añadimos un poquito de cebolleta y chile a cada uno. Listo para comer!! 





viernes, 5 de mayo de 2017

Bacalao con arroz de butifarra blanca, judias y espinacas - Cooking the Chef


El universo gastronómico parece no tener fin... Y es que como decía aquel filosofo, "solo se que no se nada". O dicho de otra manera, cuanto mas aprendo de gastronomía, de chefs, etc... mas me doy cuenta de lo poco que se y de lo mucho que hay por aprender. 

Es el caso del chef de este mes del reto Cooking the Chef. Es de nuestro país vecino Portugal, donde es tan famoso como Jamie Oliver en Inglaterra, pero a mi no me sonaba de nada... Y eso que he tenido la oportunidad de visitar Lisboa en tres ocasiones. Pero nada, no lo conocía. 
Y oye, ha sido todo un placer. Me he enganchado a sus programas de cocina. Y me ha encantado "tunear" una de sus recetas. 

Se trata de Henrique Sa Pessoa. Nacido en 1976, se formó en restaurantes de Londres y Australia hasta que en 2002 volvió a Lisboa. En 2005 ganó el concurso de Cocinero del Año y en 2009 el de Chef del Año.Es en este momento que se convierte en un chef mediático, participa en programas como “Entre Pratos” y “Ingrediente Secreto”.

En 2009 abre su propio restaurante, Alma. En 2014 lo cerró con la idea de volverlo a abrir renovado.

En la actualidad es uno de los profesores de la Academia de Gastronomía. 

Y yo os recomiendo que miréis alguno de sus programas. Se entiende bastante bien y es toda una delicia verle cocinar. 

La receta la he tuneado ligeramente. El utiliza bacalao desalado y en lugar de butifarra blanca, farinheira, un embutido típico portugués que aquí no se encuentra... 

INGREDIENTES (para 4 personas)
1 filete de bacalao fresco (unos 500g) 
300 g de arroz de grano redondo 
750ml de caldo de verdura 
50g de butifarra blanca (farinheira en la receta original)
50g de espinacas baby 
150g de judías blancas ya cocidas
Media cebolla 
3 dientes de ajo
Sal
AOVE 

ELABORACION
Picamos  la cebolla y un diente de ajo finamente y los ponemos en una cazuela con un poquito de aceite a pochar. Añadimos la butifarra blanca muy picadita y dejamos freir un par de minutos. Añadimos el arroz en la olla y removemos hasta que el grano se torne ligeramente transparente. Echamos entonces las judías y movemos. En este momento añadimos el caldo, que deberá estar caliente. Bajamos el calor al mínimo y tapamos la olla. que el arroz cocine lentamente, sobre unos 10 a 12 minutos.  Al final de estos, retiramos el arroz del fuego y añadimos las espinacas baby bien picadas. Rectificamos de sal si fuera necesario. Tapamos y dejamos reposar tres minutos. En este tiempo, preparemos el filete de bacalao. En una sarten con un chorrito de aceite, ponemos el bacalao, cortado en 4 trozos y ligeramente salado, junto con los dos dientes de ajo picados. Una vez listo (más o menos un minuto por cada lado), lo retiramos del fuego. 

Servimos el arroz con el bacalao por encima y regamos ligeramente con el aceite de haberlo frito y unos ajitos. 





viernes, 21 de abril de 2017

"Navet Nouveau" con aromáticas






Los mercados semanales franceses me pierden... Hay tantos productos que aquí cuestan tanto de ver!!! Siempre aprovecho la ocasión para traerme cositas de vuelta y cocinarlas tranquilamente en casa.

Esta pasada semana santa hemos estado por la zona del Luberon en la Provenza francesa. Han sido días de mucho relax porque la zona ya la conocemos así que nos lo hemos tomado con calma.
Y nuestra actividad matutina ha sido ir a diferentes mercados, una excusa también para conocer otros pueblos, y comprar cositas para la cena o para traernos.

Mi pareja a veces hace broma sobre el hecho de que nuestras vacaciones son siempre muy gastronomicas, pero lo cierto es que le encanta que sea así. Probar cosas nuevas, si estan ricas, es todo un placer.

Y no me digais que lo de estas "Navet" o nabos no es todo un espectáculo!! Son preciosas y eso es lo primero que te llama la atención. Las ví el primer día, pero no sabía muy bien como prepararlas. Así que me informé un poquito y el último día compré.

Tienen un sabor suave, dulzón, y con la combinación de hierbas aromáticas estan deliciosos.

Así que si los veis no lo dudeis, compradlos!!

INGREDIENTES
Navet Nouveau - Nabos tiernos de primavera
Mantequilla
Hiebas aromáticas al gusto (en mi caso salvia, tomillo y romero)
Sal
Pimienta
AOVE

ELABORACION
Pues no puede ser más fácil.... Los limpiamos bien. Los ponemos en una sarten a fuego muy suave con un chorrito de aceite y dejamos que se cocinen hasta que empiecen a estar ligeramente blandos. Entonces añadimos una nuez de mantequilla, las aromáticas, un poquito de sal y pimienta negra. Dejamos que se acaben de dorar unos minutos.
Degustamos inmediatamente. 




miércoles, 5 de abril de 2017

Fricando - Cooking the Chef




No creo que haya nadie que no conozca a Karlos Arguiñano. Es el chef más mediático de nuestro país y el que lleva más años en televisión.

Este mes el reto Cooking the Chef nos propone cocinar una receta de este famoso chef.

Creo que desde que tengo uso de razón recuerdo ver a Arguiñano por televisión. En casa de mis padres no se falta a la cita diaria con él. Por su simpatia y por sus platos, ricos y en su mayoria faciles.


Karlos Arguiñano nació en 1948 y desde muy joven supo que su vocación era la cocina. Curso estudios en la "Escuela de Hostelería del Hotel Euromar" de Zarautz y trabajo en diferentes sitios hasta que en 1978 abrió su restaurante.


El fricandó era una de mis asignaturas pendientes. Es un plato muy típico en Catalunya, pero al no ser mi familia catalana de nacimiento, no tenemos costumbre de cocinarlo en casa.

Y mira por donde lo he preparado de la mano de un cocinero vasco...


Recetas de fricando creo que hay tantas como familias catalanas. Cada cual lo prepara a su manera. Yo he seguido la receta de Karlos y en casa ha triunfado. Delicioso.


Os aconsejo acompañarlo con un buen vino tinto y mucho, mucho pan..
















INGREDIENTES (para 4 personas)
1kg. de falda de ternera cortado en filetes
1 cebolla
2 tomates
40g de setas secas (las mias trompetas negras y amarillas)
1 limón
1 vaso de vino blanco
1/2 vaso de agua de haber puesto en remojo las setas
harina
aceite de oliva
sal
pimienta negra
1 cucharadita de canela en polvo
romero
laurel
tomillo
salvia
perejil


Opcional: Mas setas frescas para acompañar

ELABORACION
Ponemos las setas secas a hidratar en un bol cubiertas con agua.

Salpimientamos la carne, enharinamos y doramos en una sartén con un poquito de aceite caliente. Vamos sacando a una fuente con papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. Reservamos.

Pelamos y picamos la cebolla. La ponemos a pochar en la olla con un chorrito de aceite y una pizca de sal. Pelamos y troceamos los tomates y los añadimos al guiso cuando la cebolla empiece a tomar color. Dejamos que los tomates pierdan parte de la humedad (unos 10-15 minutos) y agregamos las hierbas aromáticas: dos ramitas de romero, dos hojas de laurel, tomillo y salvia. Mezclamos bien e incorporamos la carne. Vertemos el vino blanco y medio vaso del agua de hidratar las setas. Añadimos el zumo de medio limón y una pizca de canela. Dejamos cocinar tapado a fuego bajo durante una hora u hora y cuarto.
Pasado este tiempo, escurrimos bien las setas y las salteamos en una sartén con un chorrito de aceite. Sazonamos y añadimos a la olla. Dejamos que cueza durante 10 minutos más.


Como todos los guisos, está más rico de un día para otro cuando los sabores se han asentado. A la hora de servir, decoramos con una ramita de perejil, seña de identidad de Arguiñano









viernes, 31 de marzo de 2017

Albóndigas a la jardinera



A los que comemos de "tupper" nos gusta, como a todos, tener una dieta variada. Ya os he comentado alguna vez que los fines de semana aprovecho para cocinar platos que luego disfrutaremos entre semana. Así me aseguro que comemos bien, y no "improvisamos cualquier cosa por la mañana"...

Uno de los platos que mejor congela y se calienta en micro son las albóndigas. Además la salsita que llevan es ideal para acompañar con cuscus, quinoa, arroz...las posibilidades son muchas!!

Está es la receta tradicional de mi casa. Las que prepara siempre mi madre y las que más me gustan a mi. Quien se apunta??





INGREDIENTES
Para las albóndigas:
700g Carne de ternera y cerdo picadas a partes iguales
200g de carne de pollo picada
2 dientes de ajo
Unas ramitas de perejil
Un poco de miga de pan remojada en leche (unos 50g)
1 huevo
Sal
Pimienta
AOVE

Para la salsa:
50g de guisantes
1 Cebolla
Una rama de apio
Una zanahoria
2 dientes de ajo
Una hoja de laurel
Un chorrito de coñac
Media cucharada de maicena
Un buen vaso de caldo de carne
Agua
Aceite de oliva
Sal


ELABORACIÓN
Primero preparamos las albóndigas. En un bol mezclamos bien la carne picada, con el diente de ajo y el perejil muy picadito, el pan remojado en leche y el huevo. Le añadimos sal y pimienta y removemos bien, que quede bien mezclado.

Vamos formando bolas que ponemos en una bandeja de horno. Cuando las tengamos todas, las horneamos a 180º durante 15 minutos. Reservamos.

Vamos ahora a por la salsa. En una olla grande echamos un poquito de aceite de oliva virgen extra y sofreímos la cebolla, la zanahoria y el apio, bien picaditos, junto con la hoja de laurel. Cuando empiece a coger color, vertemos el coñac y dejamos que evapore el alcohol.

Añadimos entonces las albóndigas. Regamos con el caldo, en el que habremos disuelto la maicena,  y acabos de cubrir, si es necesario, con un poquito de agua. Tapamos y dejamos cocinar todo junto unos 20 minutos. Añadimos los guisantes y cocinamos 5 minutos mas.





viernes, 24 de marzo de 2017

Panecillos de Centeno


Que importante es desayunar bien cada mañana.... Cada semana preparo algo para tomar con el café (leche con chocolate en el caso de los niños). Madrugamos mucho y siempre comemos algo antes de salir de casa. 

Y para después, para el descanso de media mañana, todos nos llevamos bocadillos. Siempre que puedo intento preparar panecillos durante el fin de semana que nos servirán durante la semana para  esos ricos bocadillos. Eso o vamos a comprar el pan al horno tradicional de toda la vida... no puedo con el pan de supermercado, me sienta fatal y no me gusta nada. 


Pues por hacer los bocadillos variados, me gusta experimentar con harinas. La de centeno es una de mis favoritas. Tiene un sabor delicioso y sacia, que en el caso de los niños es importantisimo porque no comen hasta las 14:30...


Quien se anima a probarlos???






INGREDIENTES
100g de harina de fuerza
200g de harina de centeno
10g de levadura fresca
5g de sal
30ml de aceite de oliva virgen extra
150ml de agua tibia

ELABORACION
Disolvemos la levadura en el agua y la dejamos activarse durante cinco minutos. Mezclamos las harinas. Añadimos el aceite y el agua a las harinas y mezclamos. Añadimos entonces la sal. 
Amasamos durante al menos 10 minutos (algo menos si usáis amasadora), hasta conseguir una masa elástica y que no sea pegajosa. Formamos una bola que ponemos en un bol ligeramente aceitado. Tapamos con un paño de algodón. Dejamos levar al menos una hora hasta que doble su tamaño. 
Quitamos el aire, estiramos ligeramente y dividimos la masa en función del tamaño de los panecillos que querais hacer. Yo he preparado 6. Boleamos cada porción y las colocamos sobre una bandeja de horno. Dejamos levar tapados durante media hora. Mientras, pre calentamos el horno a 250º. 
Yo les he dado forma con un molde de pan que tengo, pero no es necesario. Los podéis dejar redonditos. 
Yo los he espolvoreado ligeramente con harina para darles un toque mas "rustico", pero es opcional. 
Ponemos en el horno a 250º. Dejamos hacer 10 minutos, pasado este tiempo bajamos el horno a 200º y cocemos durante 15 minutos mas. Enfriamos sobre una rejilla y ya estan listos para comer!!




viernes, 17 de marzo de 2017

Bollos de cardamomo con glaseado de naranja



Hace tiempo que no publicaba nada dulce... Suelo preparar bizcochos, galletas y magdalenas para los desayunos. Intento no comprar nada industrial, aunque con niños en casa es difícil y alguna vez que otra tienes que ceder. 

Esta vez decidí preparar algo diferente. En la tele hay muchos programas de cocina, en diferentes canales, a diferentes horas. Y un día, por casualidad, pillé a un cocinero nórdico (no sabría decir de donde era) que preparaba estos "cardamom rolls". 

La receta ya me pareció un tanto "contundente" y es que supongo que está pensada para climas fríos, días cortos, noches largas... Vaya nada que ver con lo que estamos teniendo por aquí estos días. 
Pero un día es un día, y lo cierto es que está buenísimo. 

La repetiré, pero eso sí, cuando vuelva a hacer frío!!!

INGREDIENTES (para unas 6 personas)
1 tazas leche (la mia de avena)
1/4 taza aceite de oliva suave
1/4 taza de azúcar (la mia panela)
1 cucharadas de extracto de vainilla
1 paquete levadura seca activa (7g)
2 1/2 tazas harina blanca ecológica
1/2 cucharadita polvo de hornear (tipo Royal)
1/2 cucharadita sal

relleno
1/2 taza mantequilla (sin sal) a punto pomada.
1 tazas de azúcar (la mia panela)
3 cucharaditas de cardamomo molido

glaseado
1 taza de azúcar glas
Media taza de zumo de naranja

ELABORACION
Calentamos la leche, el aceite, el azúcar y el extracto de vainilla hasta unos 40º. Entonces  espolvoreamos la levadura, mezclamos y dejamos reposar un par de minutos. Añadir 2 tazas de la harina, tamizadas. Mezclamos todo bien, ponemos en un bol y cubrimos con un paño de cocina limpio. Dejamos levar en un lugar relativamente cálido durante una hora.
Pasado ese tiempo,  agregamos el polvo de hornear, la  sal y la restante 1/2 taza de harina. Amasamos ligeramente.

Sobre una superficie enharinada vertemos la masa y estiramos en forma de rectángulo grande, de aproximadamente 40 x 30 centímetros. Mezclamos todos los ingredientes de relleno hasta que se forma una pasta suave. Lo disponemos con cuidado sobre la masa hasta que el relleno cubra la mayor parte. Entonces, con cuidado, vamos enrollando la masa,  manteniendo el rollo lo más apretado posible. Con un cuchillo afilado, hacemos 8 partes del rollo. En un molde de 24cm ponemos papel de hornear y disponemos cada parte del rollo con la parte del corte hacía arriba/abajo.

Precalentamos el horno a 200°. Mientras, tapamos el molde y dejamos levar nuevamente durante media hora. Horneamos a 180º  durante 20 minutos, calor arriba y abajo, hasta que se doren.
En un bol, batimos el azúcar junto con el zumo de naranja. Nada más sacar los rollos del  horno, los rociamos generosamente con el glaseado. Tal y como se vallan enfriando, los bollos absorberán la  humedad.  

Se pueden tomar calientes, fríos o de un día para otro. 




viernes, 10 de marzo de 2017

Judías con acelgas y bacalao


A pesar del buen tiempo que hemos tenido esta semana, parece que el invierno aún dará un último coletazo la próxima. Así que para que no nos pille desprevenidos vamos a por un plato de aquellos que apetecen cuando hace frío, de cuchara y sabroso.

Y es que inmersos de pleno en la cuaresma toca preparar platos típicos de estas fechas. Y los guisos de legumbre, verdura y bacalao no pueden faltar. 

Que el bacalao es mi pescado favorito es evidente. Solo tenéis que mirar las recetas del blog... Nunca falta en casa y nos gusta a todos. Creo que es por herencia materna. Mi madre es una gran fan de este pescado y mi abuela materna también lo era. Cuando se acercaba Semana Santa se ponía panos a la obra y preparaba unos platos riquísimos y en grandes cantidades. Somos muchos en la familia y se aseguraba de que nadie se quedará sin probar. Ya hace casi cuatro años que nos dejó... y la seguimos echando de menos. Eso sí, siempre con una sonrisa en la cara, que ella era muy alegre!!! 

Este guiso se parece mucho al típico de cuaresma, pero hemos cambiado los garbanzos por judías y las espinacas por acelgas. El resultado, riquísimo!!! 


INGREDIENTES (para 4 personas)
350g de judías blancas ya cocidas
200g de acelgas limpias y troceadas
300g de bacalao en su punto de sal, en trozos no muy grandes
2 dientes de ajo
Una cebolla
Una hoja de laurel
Una rebanada de pan
Harina de arroz
Sal, pimienta
Una cucharadita de Pimentón de la Vera dulce
AOVE

ELABORACION
Rebozamos los trozos de bacalao, que estarán bien escurridos del agua del desalado, en harina de arroz. Los freímos ligeramente en una sarten con aceite suficiente y los reservamos. Vertemos ese mismo aceite en una olla grande. Cortamos la cebolla en brunoise y la pochamos ligeramente. Añadimos la hoja de laurel y las acelgas. Añadimos agua hasta cubrir ligeramente y cocemos 10 minutos. Pasado este tiempo, añadimos las judías, removemos y dejamos cocer otros diez minutos. En una sarten, freiremos los ajos pelados y enteros y la rebanada de pan. Añadimos el pimentón e inmediatamente apartamos del fuego. Lo pasamos al mortero y machacamos bien hasta hacer una pasta que agregaremos al guiso. Es momento de añadir también  el bacalao. Dejamos que todo el conjunto cueza durante unos 5 minutos mas, rectificando de sal y pimienta. Tapamos y dejamos reposar, idealmente de un día para otro.




domingo, 5 de marzo de 2017

Guacamole de guisantes - Cooking the Chef


Intento vivir con pocas prisas. Las prisas no son buenas consejeras.... Me tomo las cosas como vienen y si no llego a todo pues intento pensar que no pasa nada, aunque no siempre lo consigo. Y es que cuando se es como yo, que siempre has intentado tenerlo todo bajo control, con la consiguiente frustación, cuesta cambiar. Pero en ello estoy.

Y por eso, intento llegar al reto de Cooking the Chef de cada mes, pero intento pensar que si no llego no pasa nada... Y este mes ha sido por los pelos... y al  final con una receta que no era la que pensaba hacer, pero... menos es nada!!

Y es que quería participar si o si. Desde que vi el programa de Netflix de "Chef's Table" dedicado a Enrique Olvera me enamoré de su cocina. De su pasión.

Y es que este chef Mexicano que regenta, entre otros, el restaurante Pujol en el DF lleva la cocina de su patria a otro nivel.

Y este guacamole el lo prepara igual que he hecho yo, pero le añade chile serrano... y para que nadie se queje en casa de que pica el mio no lo lleva. Pero esta riquísimo. Siempre había preparado el guacamole de una manera muy distinta, así que ya tengo una alternativa!!.

Venga, que es muy fácil. Pongo los ingredientes en tazas porque al final es mas una medida de capacidad que de peso.... Media taza de cilantro no pesa nada....

INGREDIENTES
Media taza de cilantro picado
Media taza de guisantes frescos (o congelados, descongelados)
2 aguacates pequeños
Sal
El zumo de media lima

Nachos para acompañar

ELABORACION
Pues es tan facil como "machacar" en un mortero el cilantro con los guisantes. Cuando este a medias, añadimos los aguacates pelados y troceados y machamos un poco mas. Sazonamos con sal al gusto y añadimos el zumo de media lima. Debe de quedar "grueso" que se noten los guisantes y el aguacate. Servimos con nachos.




martes, 28 de febrero de 2017

Curry verde de carrilleras y berenjena


Sigo muchos canales de recetas en YouTube. Muchas noches, cuando ya tenemos la cocina recogida, las lavadoras hechas y los niños están de relax, me gusta relajarme a mi también un ratito y mirar vídeos. Cada vez miro menos la tele. Hay algunos programas que me gustan pero los dan tan tarde que siempre me duermo, así que los miro online cuando tengo tiempo. 

Hay que tener tiempo para uno mismo, para relajarte y olvidarte (o no...) de las cosas del día a día. Y una de mis vías de escape, como os digo, es ver vídeos en YouTube. 

Total, que uno de los canales que sigo es de comida tailandesa, me encanta. Y me encanta cocinarla. Pero he me dado cuenta de que tengo pocas recetas thai en el blog. 
Una receta similar a esta la ví en ese canal, con la salvedad de que ellos lo preparaban con ternera. 

El curry verde es delicioso y muy indicado también para preparar pescados. Con las cantidades que tenéis en la receta os sobrará, así que podréis preparar otros platos. 



INGREDIENTES
500g de carrillera de cerdo ibérico deshuesada y troceada 
1 cebolla grande picada
2 cucharadas de curry verde
180ml de leche de coco
100ml de agua
6 hojas de lima kafir
1 berenjena pequeña
2 cucharadas de salsa de pescado
1 cucharadita de azúcar moreno
la piel rallada de una lima
40g de cilantro fresco
aceite de oliva suave

Para el curry verde:
1 cucharada de semillas de cilantro
2 cucharaditas de semillas de comino
1 cucharadita de granos de pimienta negra
8 guindillas verdes troceadas
4 echalotas
5cm de galanga (o jengibre) fresco
8 dientes de ajo
100g de cilantro fresco
6 hojas de lima kafir
3 tallos de citronella, solo la parte blanca
La ralladura de una lima
2 cucharaditas de sal
2 cucharadas de aceite de oliva suave

ELABORACION
Empezaremos elaborando la pasta de curry verde. Para ello, calentamos las semillas de cilantro y comino en una sarten. Las machacamos bien en el mortero junto con las de pimienta. Después las añadimos al robot de cocina y vamos añadiendo el resto de ingredientes, troceados, hasta obtener una pasta. 

En un wok, calentamos una cucharada de aceite y freímos un par de minutos la cebolla. Agregamos entonces la pasta de curry y freímos un par de minutos mas. Retiramos y reservamos.
En el mismo wok, añadimos otra cucharada de aceite y salteamos la carne hasta que se dore. Agregamos entonces el agua y dejamos cocer 10 minutos. Añadimos la leche de coco y las hojas de lima, tapamos y dejamos hervir 10 minutos mas. Troceamos a rodajas finas la berenjena y la echamos al wok junto con la mezcla de cebolla y curry verde, Dejamos hervir tapado 10 minutos mas. 
Agregamos la salsa de pescado, el azúcar y la ralladura de lima. Le damos un par de vueltas y retiramos. Lo ideal es que repose de un día para otro o al menos 4 horas. 

A la hora de servir añadimos el cilantro picado.
Yo lo he acompañado de arroz basmati hervido un leche de coco.








viernes, 17 de febrero de 2017

Lentejas con arroz integral y chorizo ahumado




Si hay algo que nunca falta en nuestro menú semanal es uno o dos platos de legumbres. Nos encantan!!! Y me gusta hacer variaciones para no comerlas siempre de la misma manera. A veces las hago solo con verduras, a veces añado pescado, a veces carne... A las lentejas me gusta añadirles un hidrato de carbono. Se complementan perfectamente y están, si cabe, aun mas ricas. 

Estos choricitos ahumados llegaron a casa de mano de mi madre... No tiene remedio. Le encantan las chacinas y como sabe que no les decimos que no, pues muchas veces nos compra también a nosotros. En esta ocasión venían con el comentario "estos choricitos ahumados, dan un sabor único a las lentejas". Y como las madres son muy sabías, pues yo le hice caso y preparé lentejas. 

Y si, estaban deliciosas. 

Un plato ideal para preparar el sábado y comer en familia, sin prisas... 

NGREDIENTES (para 4 pax)
250g de lentejas pardinas
50g de arroz integral
1 cebolla
12-15 trompetas de la muerte secas (opcional)
1 puerro (solo la parte blanca)
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
750ml de caldo de verduras (o agua)
2 chorizos ahumados
Sal
AOVE

ELABORACION
Si vamos añadir las trompetas (es opcional, yo las puse porque las tenía a mano...) las tenemos que poner media hora antes a hidratar en agua tibia. 
Pondremos el arroz integral en remojo media hora. Así se cocerá en menos tiempo. 

Cortamos la cebolla y el puerro en brunoise y ponemos a rehogar con un poquito de aceite en una olla. Añadimos los ajos enteros. Cortamos el chorizo en rodajitas y añadimos a la olla también. Cuando las verduras empiecen a ablandar añadimos la hoja de laurel, las trompetas y el caldo (o el agua). Esperamos a que rompa a hervir y añadimos las lentejas. Dejamos guisar durante 10 minutos. Añadimos entonces el arroz integral y dejamos que todo cueza durante 20 minutos mas, o hasta que el arroz y las lentejas estén listos. Rectificamos de sal y ya lo tenemos!!.

Están mas ricas de un día para otro. 




viernes, 10 de febrero de 2017

Crema de queso y chocolate con su ganache


El amor se demuestra día a día

Es bonito tener detalles, y no me refiero a cosas compradas ni necesariamente materiales, una mirada cómplice, un abrazo inesperado, una terrina de helado del que más te gusta, unas mimosas cogidas para ti... Esos detalles que te recuerdan que eres alguien especial para otro alguien. 
Son las pequeñas cosas las que en su conjunto hacen que el amor sea algo grande. Algo que se alimenta día a día. Que no hay que descuidar. 

Y entonces va y llega San Valentin.... Y parece que haya que hacer el super regalo a tu pareja porque sino es que no la quieres de verdad. La tele se convierte en un bombardero de anuncios de perfumes, ropa interior, joyas.... Y digo yo, es necesario? Pues sinceramente, desde mi punto de vista, no. 

Porque como os digo el amor no solamente es cosa de un día. 

Eso no quita para que sea un día bonito, que de alguna manera nos recuerda que tenemos la suerte de tener a alguien especial. Y que te apetezca celebrarlo. Una cena un poco especial, unas velitas, y música romántica son un plan estupendo. Aunque no solo para San Valentin....

Bueno, tanto si lo celebráis como si no, este postre es riquísimo e ideal para compartir (o no... que hablamos de chocolate!!!). Además es de P3 de postres, vaya que es muy facilon y os va a salir si o si. 
Quien se resiste al chocolate?

A nosotros nos gusta bastante amargo. Si queréis que sea más dulce, doblad la cantidad de sirope de ágave. 


INGREDIENTES (para 4 vasitos)
200g de queso crema
3 cucharadas soperas de cacao puro Valor
1 cucharada de sirope de ágave

Para el ganache
100g de chocolate negro Valor
200ml de nata para montar
1 cucharada de sirope de ágave
1 cucharadita de canela

ELABORACION
Empezaremos elaborando la ganache. Para ello, calentaremos la nata hasta que este a punto de hervir. La verteremos sobre un bol donde habremos puesto el chocolate a trozos. Lo mezclamos bien para que el chocolate quede bien deshecho e integrado con la nata. Añadimos la canela y el sirope y lo dejamos enfriar en la nevera al menos una hora. 

Para la crema, mezclaremos el queso crema con el cacao y el sirope. Lo batimos bien y reservamos. 

Cuando la mezcla de la nata y el chocolate este bien fría, la batimos con unas varillas hasta que monte. Ponemos el ganache en una manga pastelera.

Para montar el postre, ponemos en la base de nuestros vasitos la crema de queso chocolateada y la cubrimos con el ganache. 
Es adictiva....




domingo, 5 de febrero de 2017

Carrilleras de ternera al vino y mostaza - Cooking the Chef




Pues ya hace dos años que comenzó este reto mensual que cada mes nos lleva a conocer a un nuevo chef. Formo parte desde el principio de la comunidad de Cooking the Chef y he intentado no faltar nunca, aunque en un par de ocasiones no he podido. Es un reto que me encanta porque te hace experimentar, probar nuevos sabores, nuevas cocinas. Espero que duré muchos años más!!!

Y este mes, para celebrarlo por todo lo alto, nos traen al CHEF con mayúsculas. Ferran Adrià. Considerado por muchos el mejor chef del mundo.
No se pude negar que hay un antes y un después de Ferran en el mundo gastronómico. Gracias a el procesos como el de la esferificación o algo tan "habitual" ahora como las espumas de sifón, forman parte del día a día de muchas cocinas.

Ferran nació en Hospitalet de Llobregat en 1962. La revista norteamericana Time incluyó a Adrià en la lista de los 10 personajes más innovadores del mundo en el año 2004. Adrià ha sido chef y copropietario hasta 2011 del desaparecido restaurante  El Bulli (Cala Montjoi, Gerona) que recibió a lo largo de su historia las máximas distinciones gastronómicas entre las que figura la de Mejor Restaurante del Mundo por la revista británica Restaurant, o el premio S. Pellegrino1 durante cuatro años consecutivos; algo que ningún otro establecimiento ha logrado hasta ahora.

No ha sido fácil decidir que plato preparar de Ferran. Pensé primero en hacer algo relacionado con las "texturas".... pero no encontré nada que realmente me llamara la atención. Así que me fui a la cocina tradicional. Y de su libro "La cocina de la Familia" extraje este plato tan delicioso.

En la receta original las carrilleras están hechas con vino tinto. Pero por experiencia, en mi casa las salsas de vino tinto son un poco difíciles para los niños... así que usé vino blanco. El resultado... salta a la vista. Una delicia!! Las carrilleras de ternera se deshacían. La salsa, para mojar pan hasta decir basta. Un platazo. Y fácil. 

INGREDIENTES (para 4 personas)

4 Carrilleras de ternera
1/2 litro de vino blanco
70 ml de brandy
2 Cucharadas de mostaza “Antigua”
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 Cucharas de azúcar moreno
1 litro de agua
Sal
Pimienta


ELABORACIÓN
Nos aseguraremos primero de que las carrilleras están bien limpias de telillas (lo mejor es que os lo hagan en la carnicería). Salpimentamos las carrilleras y las doramos en la olla a presión con las dos cucharadas de aceite. Añadimos entonces el brandy y lo dejamos reducir. Incorporamos el vino y el azúcar y lo dejamos reducir también, unos 5 minutos.
Echamos entonces la mostaza y el agua. Tapamos la olla y dejamos cocer a fuego medio durante 45 minutos. Transcurrido ese tiempo,  abrimos la olla y dejamos reducir el jugo (que de entrada será bastante líquido) hasta obtener textura de salsa espesa. Yo saqué las carrilleras y trituré la salsa para que los niños no se quejaran al encontrar los granos de mostaza...

Ferran acompaña las carrilleras con puré de patatas, pero nosotros las degustamos con quinoa hervida.
Delicioso!!!



miércoles, 25 de enero de 2017

"Taralli" Napolitanos






Nápoles es una perdición gastronómica.... por todas partes encuentras comida super apetitosa. Hay muchas paradas en la calle, sobretodo de dulces. Baba, Sfogliatelle o estos taralli. Y todo, sin excepción, está buenísimo. Además a un precio realmente asequible. 

Nápoles es caótica, sucia, decadente, ruidosa.... pero te atrapa. Aunque creo que tanto te puede atrapar como puedes odiarla. Es de aquellas ciudades con las que no hay punto intermedio. 
A nosotros nos encantó. Y por supuesto no solamente Nápoles, todo lo que pudimos ver como Herculano, Pompeya, la costa amalfitana... Bien merecen un viaje. Estuvimos el pasado mes de Octubre y fueron cinco días perfectos. En un tiempo repetiremos con los niños, cuando puedan apreciar todo el entorno histórico que rodea a la ciudad del Vesubio. 

Pero a lo que vamos, que me voy por las ramas recordando viajes. 
Taralli. Dulce... no. Salado...tampoco. Como os decía los encuentras fácilmente por la calle y yo los describiría como un "pan" de almendras con un toque de pimienta. Cuando los probé el primer día me sorprendieron mucho. Y yo que no soy muy de dulces no pude evitar probar casi todos los que iba viendo. Son adictivos....
Cuenta la leyenda que allá por el año 700 los panaderos napolitanos empezaron a añadir manteca a los retales de masa que les quedaban de hacer el pan. A esta manteca se unieron poco después la pimienta y las almendras, y este fue el origen de los "taralli". 


Y tenía clarísimo que quería intentar hacerlos en casa. No parecía muy difícil, y la verdad es que no lo es. 
He buscado muchas recetas en webs italianas. Y esta es la que mas se parece en sabor a los taralli que puedes encontrar por las calles de Nápoles. Un par de apreciaciones... yo les he dado la forma que sugerían en la web, pero la próxima vez los haré simples, sin el trenzado, más al estilo de Nápoles. Y la segunda, la receta original lleva almendras con piel, les da un color más oscuro y supongo que algo más de sabor a los taralli. Yo no encontré almendras crudas con piel, así que use sin...


INGREDIENTES (Para unos 12 taralli grandes)
500 gr harina normal
180 g. de agua a temperatura ambiente
200 g. de manteca a temperatura ambiente
150 g de almendras crudas con la piel + 30 almendras más para decorar
8 gramos de levadura fresca
1 cucharadita de azúcar moreno
1 cucharadita de miel
20 gramos de sal
4-5 cucharaditas de pimienta

ELABORACION
Empezaremos preparando un pre fermento.  Para ello mezclaremos 100 gramos de harina (tomada del total), la levadura, 80 g de agua (tomada del total) y una cucharadita de azúcar. Enseguida se formará una masa. La cubrimos con film y la dejamos  reposar de 40 a 50 minutos.
Mientras tanto poner las almendras en una bandeja de horno y las horneamos 200° durante unos 5 minutos, hasta que estén ligeramente tostadas. Las sacamos del horno y dejamos enfriar. Cuando estén frías, las trituramos hasta que queden finas.
Una vez el pre fermento esté listo, añadimos la harina restante (400 gr), el agua restante (100 gr) y todos los demás ingredientes. Amasamos a mano o con amasadora, pero lo importante es no trabajar la masa demasiado. Solo lo suficiente como para que todos los ingredientes (sobre todo manteca de cerdo) se mezclen bien.  Debemos obtener una masa de pasta blanda. Formamos una bola y sin dejarla reposar, formamos los taralli.

Para ello, vamos separando pedazos de masa de 50 gramos cada uno. De cada pieza, hacemos un rollo de unos 20cm de largo, importante, sin enharinar la superficie!. Juntamos dos rollos por la punta y los entrelazamos como en una trenza. Los cerramos por abajo y juntamos las dos puntas.  Añadimos unas 3 almendras enteras a cada uno. Es importante remojar primero las almendras para que no se caigan una vez los taralli estén horneados.

Vamos poniendo los taralli en una bandeja para hornear, con un papel para horno, a una  distancia de unos 3-4 cm unos de otros. Los dejamos levar unas 2 horas, tapados con un paño de algodón. Aumentaran solo ligeramente de tamaño.

Los horneamos a 180 grados durante 50-55 minutos. Los dejamos enfriar sobre una rejilla, aunque se pueden disfrutar todavía calientes!!!




viernes, 20 de enero de 2017

Pan de maíz




Hay pocas cosas, culinariamente hablando, más gratificantes que hacer pan en casa. Lo que desestresa amasar, el olor que invade la casa al hornearlo, y lo mejor de todo, lo rico que esta!!!

Es cierto que cada vez más estamos volviendo, afortunadamente, a la cultura del buen pan. Vuelvo a ver colas en las panaderías tradicionales, las de toda la vida, con su obrador en funcionamiento desde altas horas de la noche. Entiendo que tiene que haber opciones, pero es que el pan pre cocinado es tan malo... A mi me sienta fatal. Nos exactamente que es, no se si es algún conservante o bien es el propio pan, pero cada vez que como (intento evitarlo a toda costa) se me hincha la barriga y me duele el estómago. Cosa que no me pasa con el buen pan....

Compramos el pan en una panadería de las de siempre, pero de vez en cuando lo hacemos en casa. E intento preparar panes que no encontramos tan fácilmente. Como este pan de maíz, tan típico de tierras gallegas y portuguesas. Nos ha encantado y cuando lo repita voy a cambiar la proporción de harina de maíz, haciéndola más presente. Está buenísima. 



INGREDIENTES
250g de harina de maíz, y un poco más para espolvorear
425g de harina de trigo blanca ecológica
20g de levadura fresca (o 7g de levadura seca)
400ml de agua tibia
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
10g de sal

ELABORACIÓN
Empezaremos elaborando una "esponja" o pre-fermento. Ponemos la levadura en un bol y la cubrimos con 250ml de agua. Mezclamos bien. Añadimos la mitad de la harina de maíz y 50g de la harina de trigo. Mezclamos bien. Tapamos el bol con film y dejamos reposar 45 minutos, o hasta que se formen burbujas y tenga consistencia esponjosa.
Añadimos, sin dejar de batir, el resto del agua y el aceite. Incorporamos las harinas restantes y la sal y mezclamos hasta formar la masa. Volcamos la masa sobre la superficie de trabajo y amasamos unos diez minutos, hasta que esté lisa y elástica.
Formamos una bola y colocamos en el bol ligeramente aceitado. Cubrimos de nuevo y dejamos levar una hora, o hasta que doble su tamaño.
Volcamos de nuevo la masa y le damos unos golpes para desgasar. Ahora haremos el formado. Yo he preparado una gran hogaza, pero podéis hacer dos mas pequeñas. He enharinado, con harina de maíz, un banneton y he puesto la masa a fermentar de nuevo otra hora. Si no tenéis banneton, la ponéis sobre una placa de horno cubierta con un papel de horno y la espolvoreáis ligeramente con harina de maíz. 
Tapáis y dejáis levar otra hora. 
Pre calentamos el horno a 230º. Pasamos con cuidado el pan del banneton a una placa de horno, lo greñamos haciéndole un corte en el centro y lo horneamos 15 minutos. Bajamos la temperatura a 220º y horneamos 20 minutos mas. 
Enfriamos sobre una rejilla y listo para disfrutar!!!





martes, 17 de enero de 2017

Gnocchi salvia e burro


Ni se desde cuando quería preparar gnocchi en casa. A los niños les encantan y los que se compran no son para nada tan ligeros como los que se preparan caseros. Hemos tenido la oportunidad de probar gnocchi deliciosos en nuestros múltiples viajes por Italia y las ganas de reproducirlos eran enormes. 
He probado tres recetas diferentes, hasta que he dado con esta que es la que mejor me funciona. 

Los ortodoxos dirían que los gnocchi no llevan huevo... quizás sea así pero la masa es demasiado difícil de manejar, así que los nuestros llevan una yema....

El resultado, unos gnocchi fáciles y ricos que son ideales como entrante o como guarnición. Yo cuando me pongo preparo mas cantidad (4 veces la receta que os pongo) y los congelo (os doy el detalle de cuando hacerlo) y así podemos disfrutarlos más días sin problemas. 

Apetecen??? Son irresistibles!!! 





INGREDIENTES (para 2-3 personas)
500g. de patatas
100g. de harina de trigo (la mía integral)
1 yemas de huevo
Sal 


Unas hojas de salvia
50g. de mantequilla
Sal y pimienta
Queso parmesano rallado 

ELABORACIÓN
Lavamos las patatas y las cocemos sin pelar en abundante agua hirviendo, durante 20-25 minutos, dependiendo de su tamaño. 
Es importante que las cocinéis con la piel para evitar que absorban agua durante la cocción. Cunado estén listas, y aún calientes,  las pelamos y pasamos por un pasa puré para evitar que queden grumos. A las patatas añadimos entonces la harina y la yema de huevo, junto con un poquito de sal. Dependiendo de la humedad de las patatas podremos necesitar un poquito más de harina.. Debemos de conseguir una masa lisa y blanda que no se nos pegue a los dedos. Hacemos una bola, envolvemos en film y dejamos reposar unos 10 minutos.
Entonces, dividimos la masa en 3 partes. Con cada una de ellas formamos un cilindro que iremos cortando en porciones de aproximadamente 1,5 cm. Se pueden dejar tal cual. Yo de uno de mis viajes a Italia me traje un utensilio de madera que hace más fácil darles su forma rayada. También se puede conseguir presionándolos ligeramente con el tenedor. 
Ponemos una cazuela con agua y sal al fuego y cuando hierva, vamos echando los gnocchi poco poco. Cuando salgan a flote (unos dos minutos) querrá decir que ya están listos. Los retiramos. 
En este punto, los podríamos congelar. Para ello los pondríamos en un tupper con un chorrito de aceite y los congelaríamos, una vez fríos. 

Pero nosotros los vamos a preparar de una manera sencilla pero deliciosa. En una sarten ponemos la mantequilla y la salvia. Cuando la mantequilla se haya derretido y la salvia se empiece a tostar, añadimos los gnocchi. Les damos unas vueltas en la sarten para dorarlos ligeramente y los servimos inmediatamente, añadiendo sal, pimienta y queso parmesano rallado al gusto. 




viernes, 13 de enero de 2017

Tagliatelle con erizos



Soy de las que piensan, cada vez mas, que tenemos que comer productos de temporada. Es verdad que, por ejemplo, tenemos tomates todo el año. Pero no nos engañemos, en invierno no saben (la mayoría) a nada.... Así que seamos realistas y comamos aquello que la naturaleza nos ofrece cuando toca. 
Y que tenemos ahora en plena temporada? Los erizos de mar. Una exquisitez que si no habéis probado os animo a hacerlo. Con una advertencia, tienen un profundo sabor a mar. Así que si no sois amantes de los productos marinos, no se si os van a gustar. Pero si lo sois, vais a disfrutar como enanos!!! 
Y este es nuestro caso. Nos encanta todo lo que sale de nuestros mares. Las algas, los mariscos, los pescados... Todo tan rico!!!. 
Bien, pues como os decía están en temporada. Esta varia un poco según la zona, pero se pueden encontrar desde Noviembre hasta finales de Marzo, mas o menos. Y no tienen un precio abusivo. Tened en cuenta que como tienen ese sabor tan marcado no es plan de atiborrarse, tres o cuatro por ración son mas que suficientes. 

Y como nos gustan en casa? Pues o gratinados al horno o como os los traigo hoy, con pasta. Unos simples tagliatelle frescos se elevan a las alturas gastronómicas gracias a los erizos. Un plato muy simple pero con mucho sabor y que querréis repetir, advierto. :)

INGREDIENTES (para 2 personas)
250g de tagliatelle frescos
6-8 erizos
2 chalotas
AOVE

ELABORACION
Ponemos abundante agua con sal a hervir. 
Lo mas complicado es abrir los erizos, con cuidado para que no caiga nada de su caparazón dentro. Se abren con ayuda de unas tijeras. Lo haremos por la parte superior. Una vez abiertos, retiramos con ayuda de una cuchara la carne anaranjada y la reservamos. 
En una sarten ponemos aceite que cubra el fondo y pochamos las chalotas que habremos troceado en brunoise. Mientras, hervimos los tagliatelle, un par o tres de minutos según indique el envase. 
Una vez hervidos los pasamos a la sarten y lo mezclamos bien con las chalotas y el aceite. 
Servimos y añadimos los erizos por encima. El calor de la pasta hará que se cocinen ligeramente, que es como están más ricos. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...